Daira Marin, alimentación de alto rendimiento

Diseño: Gabriela Rojas

Desde hace mucho tiempo -no sabría ubicar un momento preciso- que se ha construido la idea de que una buena alimentación deportiva necesita de carnes o de derivados de animales. Probablemente una alimentación cárnica tenga muchas proteínas, vitaminas, carbohidratos, etc… pero una dieta vegetariana/vegana/crudivegana también y por eso en este artículo vamos a recorrer la experiencia deportiva de Daira Marin, nadadora de aguas abiertas de Fiske Menuco/roca con la intención de conocerla y desmitificar, al menos un poco, los hábitos alimenticios del deporte de alto rendimiento. Me urge reflexionar -y también de invitarles a reflexionar- sobre un tema que, a mi gusto, debería hablarse un poco más. Repensar ideas, sumar perspectivas, combinar miradas. Abrir el espectro de posibilidades.

Mi primera carrera de aguas abiertas fue cuando tenía 14 años y fue en el canal grande, de 2200 metros. Y gané, gané la general, le gané a varones y mujeres, y creo que yo no me largué a ganar, me largué a nadar.. creo que no se si sabía lo que era ganar

Para quienes no conocen a Daira, es una deportista de alto rendimiento que comenzó a nadar hace muchos años en aguas abiertas, un deporte que consiste en nadar en espacios abiertos como ríos, lagos y mares. Ganó su primer carrera, y en esa oportunidad nadó sin buscar ese resultado, se abrió un mundo de nuevas posibilidades para ella.

Desde entonces Daira construyó su vida con el deporte como un eje fundamental “forma parte de mí… creo que es como mi filosofía de vida” comenzó explicando y agregó- “Es mi trabajo, es mi medio para expresarme, de crear y desde que me dedico a nadar en el circuito mundial y que me he querido profesionalizar entré en lo que se llama alto rendimiento y le he tenido que dedicar mucho tiempo” explica Daira al preguntarle sobre el lugar que ocupa el deporte en su vida. “Siempre todo lo que hago está ligado a poder ir creciendo en mi carrera deportiva.” continuó. Además, cuenta que entiende al deporte como un medio para conocerse a sí misma y para conocer la vida dando cuenta de su vínculo con el deporte.

Su carrera deportiva comenzó en el 2008 y durante estos doce años ha nadado en muchos puntos del país como Santa Fe, Córdoba, Neuquén, Río Negro, Chubut pero también a nivel internacional en Croacia, Macedonia, España, Italia y Canadá. En el 2019 quedó 4ta en el Ranking mundial realizado en el Ultramaratón. Actualmente entrena en el Club Del Progreso a la espera de que el ritmo del mundo se acomode y el deporte en su totalidad vuelva a tener un ritmo de competencia regular.

En el ámbito deportivo hay muchos aspectos relevantes. Desde los recursos materiales que se necesitan para estar en la cancha o pista hasta las horas de sueño necesarias para mantener una rutina de mucho entrenamiento. En este caso, a mi me interesa el aspecto alimenticio puesto que desde muy chica que me he visto rodeada de ideas en torno a la alimentación de que les deportistas necesitan proteínas, vitaminas y demás, que supuestamente solo la carne podría proveer. Sobre esto le pregunté a Daira también: “Me parece que es un mito o creencia” expresó Daira que a los 16 años dejó de comer carne de vaca y para los 18 ya vivía su vida con una alimentación vegetariana, y como mencioné anteriormente, su primera carrera fue a los 14, por ende, casi toda su carrera deportiva fue acompañada de una nutrición sin carnes. Y continuó “llevo una alimentación vegetariana hace años y considero que me ha dado buenos rendimientos. considero que las proteínas vegetales son más livianas que no inflaman las arterias y eso permite una mejor absorción y una recuperación mas rápida”.

Les que no están familiarizados con el vegetarianismo se preguntarán ¿Qué es? ¿En qué consiste? Según la Sociedad Vegetariana del Reino Unido (The Vegetarian Society) en su web define a un vegetariano como: “Alguien que vive con una dieta basada en granos, legumbres, frutos secos, semillas, verduras y frutas con, o sin, el uso de productos lácteos y huevos. Un vegetariano no come carne, aves de corral, caza, pescado, mariscos o subproductos de la masacre”. (Extraído de Revisión teórico sobre aporte nutricional y salud de la dieta vegana en deportistas).
Sin querer detallar demasiado, es importante saber que hay diferentes variantes de la nutrición sin carnes o derivados de animales. Ovo-lacto-vegetarianxs, aquelles que comen productos lácteos y huevos; este es el tipo más común de la dieta vegetariana. Lacto-vegetarianxs, les que comen productos lácteos, pero evitan los huevos. Ovo-vegetarianxs, les que comen huevos, pero no productos lácteos. Y veganxs, les que no comen productos lácteos, huevos ni cualquier otro producto que se derive de los animales.
Llevar adelante una nutrición de este tipo es una decisión que puede ser moral para algunes, ecológica para otres. Múltiples motivos y razones pueden ser factores para decidir dejar de comer animales. Es una decisión personal y autónoma. No obstante, hay mucha veracidad sobre las proteínas, vitaminas, aminoácidos, etc. que aportan los productos animales. Es muy que real que son una fuente de energía muy fuerte para nuestros cuerpos pero eso no significa que sea mejor o peor en términos nutricionales.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2015) “tener una dieta sana en el transcurso de la vida, ayuda a prevenir la malnutrición en todas sus formas, así como diferentes enfermedades y afecciones”. Asimismo, en el vegetarianismo en el que se consume lácteos hay que tener en cuenta que puede darse “una tendencia altamente significativa para aumentar el riesgo de cáncer de ovario con el consumo de lactosa” (Cramer, 1989). Es decir, que la alimentación inevitablemente conlleva una atención particular, para quienes podemos decidir que comer -ya sea en términos económicos o en términos sociales- debemos prestar atención que le damos a nuestro cuerpo. “Yo siempre intento elegir lo más sano para mí, lo que me guste, lo que sea mejor para mi pero tampoco me impongo cosas” reconoce Daira, puesto que lo mejor para cada persona puede ser diferente. Lo saludable varía en cada organismo en lo físico y en lo emocional o mental “intento ser flexible conmigo misma y ser coherente” agrega y cuenta que cuando come suele preguntarse “¿para qué? ¿por qué me alimento así?.

Ahora bien, a estas cuestiones se suma otro prejuicio, el del valor de la comida vegetariana. “Se considera que cocinar vegano o vegetariano es muy costoso y creo que no, desde mi parte lo que yo he aprendido es que bastante simple” explica y aclara que “Si uno busca comprar la comida hecha o muchos profundos industrializados puede ser que se vuelva caro, pero desde mi punto de vista existen posibilidades de comer sano, saludable, rico de una manera que sea económica”
Si lo ponemos en términos comparativos los productos cárnicos ¿Cuánto salen? ¿Cuántas veces por semana se puede comer carne? Y ¿Qué presupuesto conlleva comer carne o derivados regularmente? Sin embargo no se suele dudar sobre el valor de estos productos.

Aquí se abre otro nudo para desenredar. El de los hábitos alimenticios -y económicos puesto que ser vegetariane no implica ser una persona con buena salud o comer productos animales no implica no ser saludable. “La alimentación no es algo solamente físico, se relaciona con nuestras programaciones mentales, con nuestro cuerpo emocional y nuestros cuerpos más sutiles. La decisión de nuestra nutrición está relacionada también con nuestra manera de relacionarnos con el mundo y la ecología” reflexiona Daira.

Muchas cosas de la entrevista con Daira quedarán afuera porque es una deportista que tiene una mirada amplia sobre el deporte y todo lo que ronda sobre ello. Pero no quisiera terminar esta nota sin retomar una de sus ideas. Al preguntarle si ella recomienda hacer deporte, dijo que sí y explicó que “la actividad física le da movimiento y el movimiento siempre es energía y nos ayuda a regenerarnos, a renovarnos el deporte ayuda desarrollar distintas destrezas, nos ayuda a conocernos a poder conocer nuestros miedos y encontrar la manera de superarlo”.

En simples palabras, cada alimentación tiene sus ventajas y desventajas en términos nutricionales. Cada alimentación es una decisión personal y cada quien tiene sus motivos y razones para llevarla adelante. Y por último, todes podemos darnos la oportunidad de experimentar el deporte.



COMPARTIR NOTA