Hábitat Universitario

Edit

Recorrido radial y digital por la vida académica y cultural de Río Negro y Neuquén

Publicitá en nuestro programa y plataformas digitales

Contactanos ahora a través de Whatsapp y obtené importante descuento.

Consultar

El silencio que se quede en la banca: Un breve resumen de la situación nacional del básquet femenino

Por Gabriela Rojas

Lo que hace falta y lo que quieren para el futuro. Las Gigantes, selección nacional mayor y Martina Zuran, ex jugadora de la provincia de Río Negro, nos cuentan sus experiencias representando al básquet femenino.

Diseño: Gabriela Rojas

La lucha por la igualdad de derechos llegó a todas las canchas. Las pibas de básquet dejaron el silencio en la banca y priorizaron sus voces. Al comenzar la cuarentena -que las privó de desarrollar su trabajo como deportistas- la liga nacional quedó en pausa: no se sabía cómo continuaría el desarrollo de las actividades. Hasta ahí todo bien. Esa se planteaba como la duda más urgente. Pero en realidad, en el básquet femenino nunca estuvo todo bien. Siempre hubo carencias de políticas deportivas que contengan a las niñas, adolescentes y adultas que juegan al básquet en playones, clubes de barrio, selecciones provinciales o nacionales del país.

Pero volvamos a la cuarentena. La comisión de crisis integrada por la Asociación de Clubes (AdC) y la Confederación Argentina de Básquetbol (CABB), decidió cancelar la Liga Nacional Femenina, la Liga Argentina (segunda categoría) y el Torneo Federal (tercera). Sin ascensos ni descensos. Lo único que sigue en pie será la Liga Nacional que pretende volver en octubre. Ahora sí, está todo mal. Las pibas de básquet se quedaron oficialmente sin trabajo hasta nuevo aviso.

En este contexto las Gigantes, la selección nacional mayor de básquet femenino del país, decidieron -una vez más- visibilizar su postura sobre esta decisión. “El comunicado consiste en que queremos que nos empiecen a escuchar y valorar por todas las cosas que hacemos e hicimos durante años, – afirmaron las Gigantes- pero principalmente que nos respeten, porque más allá de los resultados, buenos o malos, siempre dimos lo mejor y priorizamos el básquet y nuestra bandera. Queremos que todos estos esfuerzos tengan recompensa, y no sólo hablamos por nosotras sino por todas las jugadoras de nuestro país” respondieron desde su cuenta de Instagram, al preguntarles en qué consiste el reclamo que presentaron
a la CABB. Las mismas que trajeron la medalla dorada del Sudamericano 2018, después de 70 años sin poder subir al último escalón del podio. Las mismas que se vieron afectadas porque un asistente del cuerpo técnico se equivocó de camisetas (los equipos llegaron al juego con el mismo color de camisas) en los juegos Panamericanos de Lima 2019. Ellas agregaron que quieren que “a partir de esto, nos escuchen y podamos llegar todos a un acuerdo. Hasta el momento no estamos teniendo respuestas positivas por parte de CABB, pero hay mucha gente que nos apoya y acompaña para poder seguir adelante. – respondieron – Necesitamos y queremos que las autoridades se pongan a disposición de una forma activa para dar lugar al intercambio, creemos que esa es la mejor manera para cumplir el principal objetivo que es que el básquet femenino crezca y siga creciendo”.

El 19 de Diciembre de 2019 Fabián Borro asumió la conducción de la CABB. Durante la presentación de su equipo de gestión le preguntaron qué era lo primero que se le venía a la mente como presidente. Hizo referencia a los Juegos Olímpicos que se jugaban ese año en Tokio y dijo “Iremos con el mejor equipo, con todos los jugadores, con Sergio Hernández al frente del cuerpo técnico a buscar la medalla de oro y esa es la misión que tenemos”. Y me surgió una duda. En algún momento de toda la conferencia de prensa en la que contó su proyecto, sus aspiraciones, sus desafíos como gestión hasta el 2023 ¿nombró al femenino? Nada. No emitió opinión y los periodistas siguieron la misma línea, nadie preguntó sobre el básquet femenino. “Es entendible que por medio hayan temas económicos pero no invertir en femenino no debería ser una opción. Hoy a una jugadora profesional de fútbol no le alcanza ni para pagarse el alquiler de su departamento, por lo tanto tiene que buscar laburo en otro lado y no puede dedicarse al 100% al deporte. Se ha avanzado mucho, pero todavía falta un montón” dijo Martina Zuran, ex jugadora de la selección provincial de Río Negro, sobre los recursos que se le destina al deporte de mujeres en general. Ella remarcó puesto que en la mayoría de los casos (la desigualdad de género atraviesa casi todos los deportes).

No es un gesto menor que en un momento tan importante como es la asunción de una nueva gestión, se comenten todas las propuestas a llevar adelante y no se haga alusión a las pibas de basquet. Un acto discursivo como “omitir” da cuenta de una postura ideológica que lamentablemente desfavorece al género femenino en este deporte.
¿Cuál es el lugar que ocupan? ¿Cuáles son las aspiraciones deportivas por partes de los dirigentes? ¿Cuánto presupuesto van a tener? y podríamos seguir un buen rato abriendo interrogantes. La estructura política dentro del deporte no tienen equidad en los puestos de trabajo “dudo que en el país haya más de 5 dirigentes mujeres comandando a clubes.” afirmó Martina. Para suerte de las pibas, hace tres años que La Caja -empresa aseguradora y principal sponsor de la LNF- invierte tiempo y dinero a gestionar espacios de encuentro y debate sobre la participación de las mujeres en el deporte. El último encuentro fue el 8 de Marzo de este año en el que se lanzó la Liga “Creemos en los valores del básquet, porque son valores que nos permiten evolucionar como sociedad. (…) Elegimos hacerlo en el Día Internacional de la Mujer para visibilizar la importancia que desde todos los sectores de la sociedad contribuyamos con la igualdad”, explicó Florencia Frajlich, Jefa de Comunicación Externa de La Caja.

Entonces si en el país se aprobó una ley que obliga a todas las instituciones a cumplir con un cupo laboral equitativo ¿por qué tenemos varones ocupando los puestos más jerárquicos del basquet? Está claro que no es al azar este comportamiento, es desigualdad de género, es machismo. “El básquet masculino es machista de raíz, el año pasado un jugador profesional tuvo que publicar una carta diciendo que es homosexual porque no aguantaba más esconderlo, y eso es producto nada más y nada menos del machismo que entre ellos mismos reproducen. El machismo en este país es sistemático, todo lo que logramos las mujeres es producto de lo que nosotras hicimos y exigimos porque somos personas y también profesionales, al igual que ellos.” agregó Martina. Es importante repensar las violencias físicas y psicológicas que se sufren en el deporte ya que hay generaciones completas de deportistas -de menor o mayor nivel deportivo- que han sufrido innumerables hostigamientos por partes de entrenadores “No puedo creer que dentro del básquet existan tantos jugadores o entrenadores que hayan vulnerado a tantas mujeres” expresó Martina sobre las violencias y desigualdades machistas.

Se habla de “femenino” cuando el deporte es practicado por mujeres. Pero cuando la competencia es masculina no se le agrega el adjetivo. ¿No es el mismo deporte? Incluso pasa lo mismo con deportistas con capacidades diferentes. Solo los varones tienen el titulo del deporte que juegan sin adjetivos. “Nos gustaría tener las condiciones básicas para poder trabajar de manera eficiente, que el básquet sea de todas y de todos, donde dejemos de separarlo por ramas. Estaría bueno que el básquet femenino sea lo mismo que el masculino y que las jugadoras tengan los mismos derechos que los jugadores, para que no haya más diferencias y podamos ser “básquet” en sí, sin diferenciarnos por género” aseguraron Las Gigantes sobre lo que les gustaría que suceda en el futuro.

Es un escenario lejano. En este momento, las jugadoras de mayor nivel deportivo del país no tienen ingreso económico asegurado: les quitaron las becas que recibían para su proceso anual de entrenamientos y competencias internacionales. Es la gota que rebalsa el vaso, por decirlo de alguna forma más metafórica. Sin embargo, a la precarización también la acompaña la violencia machista en el básquet.

Martina desde Gral. Roca (Río Negro) denunció a su ex entrenador Guido Gadañoto por abuso sexual por aprovechamiento de la inexperiencia sexual de la víctima agravado y enfrenta un proceso judicial. Ella está buscando un poco de justicia por la situación que le tocó vivir: “en estos años pude llegar más al fondo de esas desigualdades: denuncie a un entrenador por abuso sexual y ningún dirigente habló del tema, ni el presidente de la federación, ni nadie. – afirmó – A mi me cuidó y asistió mi familia y mis compañeras, incluso al club donde pertenecía no se hicieron cargo de todas las situaciones de abuso de poder y psicológicas que habían pasado ahí adentro. Lo que más me duele de todo, es saber que no soy la única. Pero entiendo que no hay otra forma de conseguir las cosas más que luchando, así que siempre estaré de este lado, el de la lucha”.

El caso de Martina resume la situación de muchas jugadoras que han vivido abuso por parte de entrenadores o compañeros de básquet encubiertos por los mismos clubes. Y la situación de las Gigantes representa los procesos deportivos de todos los equipos de pibas: crecen deportivamente a pulmón, con mucho amor a la camiseta, con mucho amor entre compañeras. Lejos de querer que las pibas dejen de tener esa pasión. Pero no tendría que ser solo eso, se necesita acompañamiento político y económico para imaginarnos un básquet profesional, con deportistas que puedan vivir de lo que saben hacer. “Desde que lanzamos el primer comunicado, no estamos pasando por un buen momento, a ninguna le gusta exponerse y ser escuchadas por estas cosas, sino que preferimos ser reconocidas por nuestros méritos deportivos. Aún así, seguimos trabajando y estando muy unidas, ya que sabemos que esta es la única manera de salir adelante.” expresaron las Gigantes. Y sin olvidarnos de que la perspectiva de género tiene que ser una herramienta fundamental en los pasos venideros. “Es necesario visibilizarlo, ya que si seguimos callando, se siguen dando estas situaciones. Estamos luchando por el futuro de todo el básquet femenino de nuestro país.” afirmaron.

Para saber más sobre las pibas del básquet pueden seguirlas y escribirles a
@lasgigantesok.



COMPARTIR NOTA

×