Hábitat Universitario

Edit

Recorrido radial y digital por la vida académica y cultural de Río Negro y Neuquén

Publicitá en nuestro programa y plataformas digitales

Contactanos ahora a través de Whatsapp y obtené importante descuento.

Consultar

Paula Sosa: «la intersexualidad es una cuestión de derechos humanos y también de salud pública»

Por Gabriela Rojas
gabirojas@habitatu.com.ar

La intersexualidad ha estado en las sombras a lo largo de la historia. En la actualidad, por la fuerza y empuje de todo el colectivo de personas que le ponen el cuerpx y los conocimientos se está visibilizando. Para quienes no han escuchado hablar sobre esta temática y para quienes quieran conocer el recorrido de una activista intersex en esta nota vamos dar cuenta de los principales aspectos de la intersexualidad.

“La intersexualidad es un conjunto de situaciones corpóreas en donde los cuerpos a nivel biológico-físico van a ser distintos en lo que refiere a los genitales, a las gónadas o en los cromosomas.”-comenzó explicando Paula, profesora de biología y activista feminista, lesbiana e intersex no binaria- “Para entender la intersexualidad hay que tener en cuenta la palabra variación” enfatizó sobre este punto, puesto que la palabra variación es de vital importancia para que la intersexualidad no sea banalizada a la idea de que son corporalidades que salen por fuera de lo establecido. Es decir, los cuerpos intersex no son un tercer género, no son cuerpos por fuera de lo “femenino” o “masculino”. Asimismo, para entender la temática hay que hacer un esfuerzo para desarraigar las nociones de la feminidad y la masculinidad ¿Quién creó esos términos? ¿Quién o qué determina lo femenino o masculino? Históricamente se ha intentado encajar a las corporalidades biológicamente en categorías. Pero esas categorías son pocas y muchas personas quedan afuera “las variaciones del cuerpo sexuado puede ser a nivel gonadal, a nivel genital o a nivel cromosómico. Hay distintas variaciones de los cuerpos intersex, y por lo tanto, hay distintas experiencias de intersexualidad.” describe Paula.

Ahora bien, estos niveles que menciona, son cuestiones biológicas de lxs cuerpxs. Las gónadas son los órganos que producen hormonas que mantienen los caracteres secundarios sexuales, por ejemplo: estrógeno o testosterona. Los cromosomas se refiere al ADN: a partir de la disposición de 23 pares de cromosomas formamos nuestro ADN pero ¿qué ocurre en los cuerpxs intersex? Puede variar en la terminación de los pares ya que comúnmente el ADN femenino termina en XX y en los cuerpos nombrados masculino termina en XY. Esto significa que en las corporalidades intersexuales esta terminación no está definida ni cómo XX ni como XY o directamente tienen otra combinación de cromosomas -quiero aclarar que esta es una breve explicación y de manera muy simplista hecha por mi, recomiendo no quedarse solo con estas palabras-. Y en cuanto a lo genital refiere a nuestros órganos sexuales o reproductivos: la vulva y el pene.

Hasta aquí lo que sabemos es que los cuerpos son distintos. Pero no solo en cuestiones estéticas -gorde, alte, negre, con pelo rojo o marrón-, también en la formación anatómica y biológica. Es de suma importancia entenderlo para poder iniciar un camino de reflexión en términos culturales “muchas veces se han utilizado las corporalidades interex como ese ‘otre’ que viene a romper esa lógica binaria, cuando en realidad, muchas personas intersex
estamos diciendo hay una gamas de personas” advierte Pauli sobre la idea de que les intersex son excepciones “Hay una gama de seres femeninos, hay una gama de seres masculinos y habrá una gama que se considere otra cosa o una gama de no binarie pero que dentro de las representaciones sociales podamos estar todas las personas, independientemente de cómo hayamos nacido” Por esto, es necesario comprender que no son un tercer género porque de lo contrario seguimos ampliando y reforzando las fronteras del binarismo, de la polarización de corporalidades.

Asimismo, en esta nota toda la información y reflexión es producto de una extensa entrevista con Paula en la que explico en detalle la temática y cómo la atraviesa ella, en primera persona. Desde muy pequeña tuvo que transitar por el sistema médico siendo patologizada, medicalizada e intervenida quirúrgicamente. No obstante, recorrió gran parte de su vida sin saber que era una persona intersexual y todo lo que ello implica. “Para llegar a la intersexualidad primero tuve que salir del closet de la lesbianidad. Tengo 35 años y a los 25 pude salir del closet y para mi eso representó un hito político re importante para mi propia vida, porque pude poner mis deseos sexuales en términos políticos” recordó y agregó otro momento de inflexión en su vivencia: el encuentro plurinacional de Trelew 2018 “Yo me fui al taller que se llamaba “Políticas del cuerpo” (…) fue la primera vez que lo pude contar en términos políticos. Salirme de las lógicas patologizantes y no nombrar alguna enfermedad, dejar de nombrar mi cuerpo en las lógicas de la medicina”.

A partir de este cúmulo de situaciones que le permitieron reflexionar y aprender sobre su realidad se propuso construir una nueva narrativa. Un discurso en el que ella no sea un problema, una enfermedad, alguien que estaba mal. Era necesario convertir todas las violencias vividas en disputa política “Yo en este proceso de resistencia, de empoderamiento hice un proceso de desmedicalización” comentó al contar que según el sistema médico ella debía tomar medicamentos de por vida porque de lo contrario moriría “Me llevó 8 años ese proceso. Y a la actualidad llevo 9 años sin tomar medicación y yo me siento mucho mejor en algunos aspectos pero lo mejor de todo es que estoy viva” dice al sonreír mirándome a los ojos a través de la pantalla y a mi me surgió una pregunta ¿Por qué Pauli sigue viva sin tomar la medicación obligatoria?, porque no está enferma me respondí al instante en mi cabeza. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el peso social que tiene la palabra de los profesionales de la salud es contraproducente para lxs cuerpxs intersex. Ella pudo desmedicalizarse gracias a todos los conocimiento que adquirió en su formación en la ciencias biológicas y cuidar su cuerpa haciendo un proceso gradual que no implicará lastimarse “pude entender que a mi cuerpo no podía sacarle una pastilla que era un precursor hormonal porque mi cuerpo estaba acostumbrado a ese medicamento, entonces mis propios órganos estaban más acostumbrados a que yo le provea de ese precursor y no a producirlo solo”.

Además hay graves consecuencias debido al recorrido por el sistema médico. Paula nos comentó que los efectos de tomar medicamentos durante mucho tiempo son varios «primero la mutilación infantil y la medicalización -y la sobre medicalización- en la infancia y adolescencia». Hasta la actualidad se siguen haciendo cirugías a niñes y es una prioridad para el movimiento intersex que les niñes dejen de ser operados sin su consentimiento. Lo más contradictorio es que el Estado provee las cirugías correctivas genitales infantiles pero no los procesos psicológicos que en la mayoría de los casos se necesita en la adolescencia. Estás intervenciones quirúrgicas en los cuerpxs provocan una disociación entre la psiquis y la corporalidad. El proceso de adaptación puede llevar mucho tiempo, dependiendo de cada persona «En algunos casos, han sido cirugías continuas desde la niñez hasta la adolescencia para lograr que sus genitales o sus órganos representen lo que se ha construido social, histórico y biológicamente como masculino o femenino» relató y agregó otro aspecto, la condición de desigualdad de género. Ser mujer e intersex es una combinación muy peligrosa: «porque los mecanismos quirúrgicos y las herramientas médicas no permiten hoy que se construyan cuerpos masculinos. Es decir, que se construyan penes” a esto, Pauli lo asocia a que el sistema médico en general a lo largo de la historia ha sido un gran aliado del patriarcado -cosa a la cual adhiero- colaborando en todos los mecanismos de opresión de las mujeres y diversidades “Y obviamente que las mujeres intersex nos llevamos el lado más crudo, más salvaje, más torturante de esas lógicas de adoctrinamiento de los cuerpos” dice al tratar de encontrar palabras para contar todo lo que viven ella y sus pares.

Esto tiene una gran carga de violencia porque si a les niñes les operan sin su consentimiento, obviamente no se le pregunta si se siente varón o mujer. ¿Qué pasa en el caso de las personas intersex operadas que son varones? Son obligades a estar en una representación femenina por lxs medicxs y por ende, por la sociedad en general. Y aquí, entra otra variable: la violencia, psíquica y física. Según la Organización de Naciones Unidas (ONU) las prácticas de mutilación genital en niñes son practicas de tortura puesto que son irreversibles, devienen en perdida del placer sexual y en ocasiones en la perdida de fertilidad, “en muchos casos hay incontinencia, pérdida de sangre, a veces hay que hacer cirugías para acomodar cosas de las cirugías anteriores. Las consecuencias son desastrosas”.

Por esto, Paula enfatiza que la intersexualidad “es una lucha en el plano de los derechos humanos y no es una orientación sexual, no se puede elegir” asimismo aclaró que entre las siglas LGBTIQA+ se encuentra la “i” de intersexualidad a modo de alianza política pero no es una orientación sexual.

Construir interseccionalidades

Junto a sus tres compañeras formaron un espacio de resistencia, debate, reflexión y acción que se llama Potencia Intersex. Las cuatro tienen historias diferentes, algunas han vivido procesos de cirugías y medicalización y otras, directamente no han pasado por el sistema médico pero hubo cosas que las unieron en este recorrido “todas notamos que había cosas que nos unen y una de las cosas principales tenía que ver con el silencio, con un mandato de silencio que viene desde la medicina, que se impone sobre la familia y que se arrastra hacia nosotres en nuestra crianza” explicó Paula.

En el 2019 todavía no eran un grupo con nombre o identidad construida pero 3 de ellas participaron de la organización del primer taller de personas intersex en el Encuentro Plurinacional de La Plata “quedó la idea latente de que teníamos que aprovechar el encuentro porque era masivo (…) entonces nos teníamos que encontrar ahí y si lo hacíamos oficial mejor” recordó Pauli sobre su participación en la gestión del taller. Fue un lugar de encuentro que pudo cubrir parcialmente una necesidad que no podía esperar más: encontrarse, contenerse y conectarse. Allí conocieron a una compañera que más tarde sería parte de Potencia y pudieron generar redes, quedar en contacto para seguir trabajando por un fin común: hacerse visibles

En febrero de este año participaron de la Conferencia Latinoamericana y del Caribe de personas Intersex que se realizó del 3 al 5 de febrero en Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Activistas intersex de Argentina, Colombia, Bolivia, Perú, México, Chile, República Dominicana y Brasil se encontraron para debatir, analizar y pensar nuevas estrategias de acción.

Además, hay una cuestión que es central: la producción de contenidos que produce el movimiento intersexual es mucha. Aquí voy a dejar todas las sitios web y/o redes sociales de grupas de activistas intersex: Potencia Intersex, Brújula Intersexual, NOAInteresex, Union Trans Intersex, Orquídea Intersexual y Justicia Intersex.
Me detengo sobre esto porque es imprescindible que la construcción de la ciencia médica sea tarea compartida. Durante todo este tiempo los conocimientos se han creado desde un lugar muy específico, hoy estamos en un presente que necesita que los saberes sean aggiornados “produzcamos otro tipo de saber, que tenga en cuenta lo que ustedes están planteando y que tenga en cuenta lo que las personas que vivimos la experiencia estamos planteando. Pensar que la salubridad puede construirse de forma amable, amorosa y colectivamente” expresó su deseo por un futuro más cortés.

Del mismo modo, deben pensarse las redes con los feminismos varios. Generar puentes de conocimiento y empatía puesto que todas las corporalidades por fuera de los sujetos varones cis heterosexuales viven violencias patriarcales.

“del clítoris no se hizo la descripción anatómica completa (…) hasta el año 1998 y hasta el año 2009 no se hizo la imagen 3D del clítoris pero antes de eso, el discurso médico ya estaba diciendo como no tiene que ser el clítoris porque está condenando a las corporalidades intersex a una forma de vida porque su clítoris no tiene que ser así y no está sabiendo a ciencia cierta como sí tiene que ser(…) esto pasa si sos mujer” sostiene Pauli

Es muy lógico su razonamiento. A la sociedad patriarcal, capitalista, racista, especista y colonial nunca le interesó el placer femenino y menos el placer de las corporalidades que no son mujeres cis hetorexuales “por eso no se sabe como es el clítoris hasta el 2009 pero si le ha interesado y mucho como condenar a los cuerpos lesbianos para que no sean competencias o penetradores de varones o vaya a saber porque” dice al intentar explicar procesos que nadie comprende del todo.

Sin embargo, en este escenario de tanta violencia cultural, social, institucional y económica entra una luz por la ventana. ¿Se puede pensar en un futuro en el que la sociedad toda comprenda la temática? Sí. Para eso se necesita voluntad política de las personas que deciden sobre la formación de profesionales de la salud y políticas públicas reales. “hace poco participe en la Universidad de Favaloro con el primer año de medicina y me quede re contenta con lo que vi. Ahí hay un montón de aliades para el futuro porque la intersexualidad es una cuestión de derechos humanos y también de salud pública” dijo Pauli sobre lo que se necesita en el mañana venidero “necesitamos aliades en el campo de la medicina que puedan acompañarnos en este proceso de nuevas representaciones y de nuevas formas de producción de conocimiento”.

Y por último es menester que el Estado reconozca a las personas intersexuales como sujetos que han sido sistemáticamente violentados por los sistema medico estatal y provea un marco legal que le permita encontrar justicia “mi propia lucha personal e individual, es llegar hasta una reparación histórica económica por parte del Estado, por parte de la farmacéutica y también esa justicia epistémica de la ciencia (…) el Estado tiene que reconocer, tiene que reparar y remunerar económicamente las violencias a las que ha sometido a las corporalidades intersex. Ojalá algún día llegue.”



COMPARTIR NOTA

×